Esta mujer podría cambiar el futuro de la profesión inmobiliaria

Andrea R. Wood es la juez del Distrito Norte de Illinois en Estados Unidos  y acaba de fijar para el inicio de 2024 las audiencias por la demanda colectiva presentada en nombre de los propietarios que han vendido su propiedad a través de un Realtor. La demanda se dirige contra la NAR y algunos grandes franquiciadores del país entre los cuales se encuentran Keller Williams y REMAX. Ninguna MLS figura como demandados pero en el documento de la acusación se cita a una veintena de ellas como cómplices de la conspiración para inflar los costes por la venta de inmuebles.

Lo que reclaman los demandantes es el importe de las comisiones pagadas al Agente del comprador por parte de los Agentes que representaban sus intereses como propietarios (Agente del vendedor) . Como sabemos, el modelo propugnado por la NAR y que siguen al pie de la letra la inmensa mayoría de sus casi millón y medio de afiliados, es que el vendedor asume todos los costes de comercialización, que incluye tanto los honorarios del Agente que le representa como los honorarios que este cederá en su caso al Agente que representa al comprador. El sistema tiene una profunda lógica y es común a casi todos los procesos de distribución de productos y servicios. Por poner un ejemplo , el supermercado te cobra un precio final del producto que llevas en tu bolsa al pasar por caja, y no te carga aparte el importe de ponerlo a tu disposición en su local comercial.

Los demandantes alegan que ellos no sabían en su momento que parte de la comisión que pagaban a su Agente correspondería finalmente a un servicio prestado por un Agente distinto al suyo y que trabaja en beneficio del comprador. Al margen de la cierta hipocresía que denota el mismo planteamiento de la demanda (casi todo el mundo sabe en Estados Unidos que la cosa funciona así), hay mucho dinero en juego y el resultado final es imprevisible.

El caso es que, igual que sucede en España y en el resto del mundo, el modelo que se va imponiendo progresivamente es en el que el propietario que vende y contrata los servicios profesionales de una Agencia o Agente inmobiliario  paga todos los gastos de comercialización, incluida la parte que corresponde Agente del comprador. Ese modelo no carece de críticas severas por parte de algunas asociaciones de y hay numerosas excepciones territoriales en las que está vigente cobrar al comprador y al vendedor, casi siempre a partes iguales.

El modelo de representación permite a la Agencia prometer a los compradores un producto “sin comisiones” añadidas, porque en realidad sus honorarios los paga íntegramente el vendedor. Son dos modelos -el de representación e intermediación- claramente aceptables desde el punto de vista de la ética comercial. La transparencia del sistema de honorarios, en cualquier caso, debería ser la norma sin excepción si queremos salvaguardar la imagen de la profesión.

Volvieno a la Class Action que nos ocupa, conviene saber que este tipo de demandas colectivas suelen ser iniciativas propiciadas por los poderosos despachos de abogados que dominan el suculento negocio de los pleitos en Estados Unidos. Los despachos financian sus honorarios legales y los costes judiciales con dinero de inversores de riesgo, que se llevarán la parte del león de las indemnizaciones obtenidas de los demandados en caso de que la demanda prospere.

Comparte este artículo

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas